Estudio INA 1 . 2 . . observaciones 1 . 2 . 3 . . planicie . . ley de humedales . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . 14 . . Salida Luján 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . Parque Industrial 1 . 2 . 3 . . Larena . . Aliviador . . Vinculacion . . Pilará 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . . causa Pilará 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . . planEscobar 1 . 2 . 3 . 4 . . Ord 727 1 . 2 . 3 . . Consultatio 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . . altimetrias . . San Sebastián 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . 14 . 15 . 16 . 17 . 18 . 19 . 20 . 21 . 22 . 23 . 24 . 25 . 26 . 27 . 28 . 29 . . embalses . . EIDICO . 1 . 2 . . mentiras . . quantum . . El cazal EIRSA 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . La Cañada 1 . 2 . . humedal Escobar 1 . 2 . 3 . . Cartas Doc a Scioli . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . miserias . . cartas doc al OPDS 1 . 2 . 3 . a la AdA . al Juzg Fed 1ºSI . al Fiscal Federal . a Sergio Massa 1 . 2 . . a Zúccaro 1 . 2 . 3 . . a Arlía . . a Alvarez Rodríguez 1 . 2 . 3 . . a Ma Eug. Vidal . . a otros . . atropellos 1 . 2 . 3 . 4 . . playboy . 1 . 2 . . puertoescobar 1 . 2 . 3 . 4 . . areco . . cloaca 1 . 2 . 3 . . causa 2843 JF1SI 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . Colony Park 1 . 2 . . preguntas 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . respuestas . . remediacion . . recusacion . . amicus . . propuesta 1 . 2 . . terraplen . . jurisprud . . archivolegislativos . . hidrolinea 1 . 2 . 3 . 4 . . . art 59 . . Res.29/09 . . eiaydia 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . . Valls . . parentescos . . contralor . . salvedades . . IAB . . flujo termodinámico 1 . 2 . 3 . convenglish . . plataforma 1 . 2 . . termodinamica 1 . 2 . 3 . . riovivo . . riomuerto . . mantos . . sedimentología . . acuíferos . . puelches 1 . 2 . . albanueva . . sustentable. 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . . agua 1 . 2 . 3 . . pendientes 1 . 2 . . Luján . 1 . 2 . 3 . maná del cielo 1 . 2 . 3 . . ensanche . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . 14 . 15 . 16 . 17 . 18 . 19 . 20 . . Zanjón Villanueva . 1 . 2 . 3 . . garin . . cantón . . las tunas . . ley particular . . emergencias . 1 . 2 . inundate . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . colinacarmel . . carmel . . Comilú . 1 . 2 . 3 . . comireclu . . otamendi . . Verazul . 1 . 2 . 3 . . Anibal . . jubileo . . cauce robado . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . hidrometrias . . invitacion . . linea de ribera . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . cartadocdevido . . compuertas . . serman . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . audienciaremeros . . Silvosa . . venice . . canalsantamaria . . martindelaisla . . edafologias . . index

De nombradías

Los textos en itálica son de mi autoría. FJA

Renovada introducción a cimientos cognitivos

El texto que sigue apunta a conformar un alto en el camino de tantos sinceramientos expresivos, en búsqueda como siempre, de alcanzar una renovada epistemología que valore el rol de las ecologías de los ecosistemas.

 

De la voz "sistémica"

La sistémica puede ser considerada un nuevo nombre para todas las investigaciones relacionadas con la teoría de sistemas y la ciencia de sistemas. Se define como un campo emergente de la ciencia que estudia los sistemas holísticos, e intenta desarrollar marcos lógico matemáticos, de ingeniería, y filosofía, en los cuales los sistemas físicos, mentales, cognitivos, sociales y metafísicos, puedan ser estudiados.

La sistémica tiende a generalizar los resultados obtenidos en cibernética, ingeniería clásica, teoría de sistemas y otras ciencias, para dilucidar principios comunes a muchos campos. Esta inclusión de principios generales caracterizan la filosofía de sistemas.

 

De la complejidad

Para Edgar Morin la complejidad responde al principio de unidad en diversidad.  Propone llevar el pensamiento sistémico a pensamiento complejo por diversas vías: a través de la física, de la antropología y de la sociopolítica principalmente. Es un pensamiento organizacionista cuando hace emerger organizaciones conceptuales (macroconceptos) donde sólo hay conceptos aislados que desvirtúan la comprensión de lo real.

Cuando aparece un cambio de paradigma de por medio, no hay recurso sistémico otro que comenzar a abrir los ojos, ya sea con recursos oníricos, intuitivos o cualquier otro que moviendo deseo nos invite a mirar algo a lo que nunca antes habíamos prestado particular atención, evitando en todo momento que se nos cruce un catecismo mecánico por el camino.

Que ya cuando advirtamos lo nuevo habrá oportunidad de plantear su fenomenología y enriquecer sus relaciones energéticas en vecindad.

 

Pensamiento e Inteligencia

Para E. Morin inteligencia, consciencia y pensamiento, son las actividades superiores del espíritu. Como actividad del espíritu, el pensamiento se despliega en la esfera del lenguaje, de la lógica y de la consciencia.

El pensamiento es una dialógica compleja de actividades y operaciones que ponen en funcionamiento las competencias complementarias del espíritu  / cerebro.

La inteligencia es la emergencia del pensamiento estratégico del sujeto hacia el entorno, al resolver problemas en situaciones de complejidad.

La conciencia es la emergencia del pensamiento reflexivo del sujeto sobre sí mismo, sobre sus operaciones y acciones.

Peter Senge lleva el pensamiento sistémico al nivel de la inteligencia al combinarlo con la intuición.

Las actividades superiores del espíritu se manifiestan de contínuo en los sueños que se hacen vigilia al alba, cuando nuestra inteligencia, conciencia y pensamiento están claramente en manos del espíritu y no nuestras.

Aceptar esa constitución del Yo, como cohabitación de dos, espíritu y ego, es parte del problema.

En esa interfaz del despertar es más sencillo advertir la diferencia entre la acción del espíritu y la nuestra.

Ver video "pathos" https://www.youtube.com/watch?v=Jb8URZtR8NM

Plantear esa intrfaz no es sencillo. Tampoco Morin se aboca a ella en estas conceptualizaciones; aunque estoy enterado que bien las sospecha y las discreta, pues todavía no encontró el sendero -no maduró la vivencia-, para su referir.

Por ello en estos contextos, las actividades que lucen "superiores del espíritu", no son otras que las íntimas, habituales y permanentes que nuestro Yo de continuo se ocupa de apropiar, velando la entidad originaria del espíritu en Nos.

A menos que ese espíritu se identifique como arquetipo personal y nos haga sentir su inefable compañía, no habrá forma de advertir su sensible cohabitación en Nos.

Quien en todo momento se mantiene aún más velado que el espíritu (Psijé), es E-go; el que siempre asiste al espíritu con su silencio, con sus cimientos y sus savias elevando esfuerzos. Pésimamente mal traducido en la obra de Freud por Ballesteros como "el Ello", aunque acierta con su bruta peyoratividad a cumplir su función de ocultamiento.

 

El lenguaje de la complejidad

Uno de los conceptos sistémicos que Morin profundiza es el de bucle de retroalimentación, una disposición circular de elementos conectados causalmente, en la que una causa inicial se propaga alrededor de los eslabones sucesivos del bucle, de tal modo que cada elemento tiene un efecto sobre el siguiente, hasta que el último retroalimenta, el efecto sobre el primer eslabón en que se inició el proceso.

Morin establece relaciones en forma de tríadas y de tétradas entre los conceptos y pasa del pensamiento en círculos al pensamiento en espiral y helicoidal. El movimiento requerido para el proceso mental es la base de la interdisciplinariedad.

Similares esfuerzos plantea el “entanglement” cuántico. Pero si no hay fenómeno eurístico de por medio (sin h para no confundirlo con "heurística crítica"), que encienda la chispa del ver, no hay proceso sistémico, ni complejidad que lo remplace. Eso es obra del espíritu al que no cabe atribuir complejidad alguna; solo Capital de Gracias amasado en sufrimientos.

 

Comparables enfoques que van más directo al grano respecto de las configuraciones de la ciencia

El pensamiento sistémico es la actitud del ser humano, que se basa en la percepción del mundo real en términos de totalidades para su análisis, comprensión y accionar, a diferencia del planteamiento del método científico, que sólo percibe partes de éste y de manera inconexa.

El pensamiento sistémico aparece formalmente hace unos 45 años atrás, a partir de los cuestionamientos que desde el campo de la Biología hizo Ludwing Von Bertalanffy, quien cuestionó la aplicación del método científico en los problemas de la Biología, debido a que éste se basaba en una visión mecanicista y causal, que lo hacía débil como esquema para la explicación de los grandes problemas que se dan en los sistemas vivos.

Este cuestionamiento lo llevó a plantear un reformulamiento global en el paradigma intelectual para entender mejor el mundo que nos rodea, surgiendo formalmente el paradigma de sistemas.

El pensamiento sistémico es integrador, tanto en el análisis de las situaciones como en las conclusiones que nacen a partir de allí, proponiendo soluciones en las cuales se tienen que considerar diversos elementos y relaciones que conforman la estructura de lo que se define como "sistema", así como también de todo aquello que conforma el entorno del sistema definido. La base filosófica que sustenta esta posición es el Holismo (del griego holos = entero).

Este enfoque tiene como correlatos de debilidad, el entusiasmo que despierta el imaginario, tan rápido de cascos, que aprecio mentarlo “olístico” (sin la h).

Sin pormenorizada descripción de cada una de las relaciones entre vecinos, inútil fugar a la ilusión olística. Después de 500 años de establecido el pensiero científico inflado en créditos de interminables particiones y extrapolaciones cartesianas, no resulta sencillo estimar cuánto llevará apreciar créditos de tantos fenómenos respecto de enlaces energéticos fundando primarias fenomenologías en ecologías de ecosistemas.

Bajo la perspectiva del enfoque de sistemas la realidad que concibe el observador que aplica esta disciplina se establece por una relación muy estrecha entre él y el objeto observado, de manera que su "realidad" es producto de un proceso de co-construcción entre él y el objeto observado, en un espacio –tiempo determinados, constituyéndose dicha realidad en algo que ya no es externo al observador y común para todos, como lo plantea el enfoque tradicional, sino que esa realidad se convierte en algo personal y particular, distinguiéndose claramente entre lo que es el mundo real y la realidad que cada observador concibe para sí.

Las filosofías que enriquecen el pensamiento sistémico contemporáneo son la fenomenología de Husserl y la hermeneútica de Gadamer, que a su vez se nutre del existencialismo de Heidegeer, del historicismo de Dilthey y de la misma fenomenología de Husserl.

La consecuencia de esta perspectiva sistémica, fenomenológica y hermenéutica es que hace posible ver a la organización ya no como que tiene un fin predeterminado (por alguien), como lo plantea el esquema tradicional, sino que dicha organización puede tener diversos fines en función de la forma cómo los involucrados en su destino la vean, surgiendo así la variedad interpretativa.

Estas visiones estarán condicionadas por los intereses y valores que posean dichos involucrados, existiendo solamente un interés común centrado en la necesidad de la supervivencia de la misma.

Respecto de la expresión “sistémico” y a su aplicación a los enlaces energéticos de tantos procesos naturales, reconozco haber mordido el anzuelo durante un tiempo. Al igual que respecto a la aplicación de las voces olárquico y olístico, a las que por este motivo he quitado la “h” de sus “aspiraciones”.

Aspiraciones nobles fundando bi-os, que no se resuelven con mentarlas como tales, sino paso a paso, describiendo cada enlace donde siempre vimos particiones.

Agradezco a mis Queridas Musas Alflora Montiel Vivero y Estela Livingston todo su ánimo e inspiración.

Francisco Javier de Amorrortu, 28 de Enero del 2017

 

Correlatos

Avanzando en los límites ecosistémicos que presumen algunos textos sobre humedales que a duras penas le ponen nombre a algunas de sus manifestaciones, sin dedicarle un minuto de atención a sus irremplazables colaboraciones energéticas vecinales.

¿Acaso la ignorancia del rol de los sistemas termodinámicos naturales y abiertos se resuelve usando la voz “ecosistémica”? ¿Acaso el uso de esta voz hace amigable el abismo que media entre la mecánica y la termodinámica de sistemas naturales abiertos?

¿Acaso sirve saber qué nombre tienen y dónde están ubicados los “humedales” para suplir la falta de conocimiento de cómo se relacionan y transfieren sus energías solares para sostener las dinámicas en ellos en forma permanente?.

Es curioso que ambientalistas como Pablo Almirón (ver /humedal17.html) estuvieran preocupados por el destino de las energías “geotérmicas” del Iberá, denunciando el riesgo a ser apropiadas por manos extranjeras, sin hacer mención alguna de las energías convectivas que desde esos esteros concurren por millones de años a alimentar las dinámicas del hoy sistema paranaense .

Si a nivel de luchadores ambientales esas relaciones energéticas que alcanzarían sentido a la voz “ecosistémica” lucen por completa ausencia, qué no es de imaginar a nivel de legisladores y asesores que nunca escucharon hablar en sus Vidas de estos temas.

¿A qué usos declamatorios ayudará esa ley tal cual está proyectada? ¿Tiene sentido usar la voz “ecosistémica” sin alimentarla de relaciones energéticas serviciales y concretas? ¿Tiene sentido hablar de flora y fauna y devorarse el orden de los 4 enunciados que vienen planteados en el par 2º del art 6º de la ley 25675?

¿Tiene sentido legislar sin adentrarse en estos vacíos cognitivos que solo resultan apropiados a estímulos políticos marketineros?

Ya he repasado las inutilidades que regalan los temas articulados en el proyecto de ley aprobado en Senadores en el 2013. Ver /humedal16.html y /humedal25.html

Pasaron 3 años y nada esencial ha cambiado en sus planteos: que si fueran dominios provinciales o federales. Que si vamos a proteger la flora y la fauna. Que si abrimos usos a los humanos. Pero en ningún momento aparece mención alguna a cuán irremplazables son, por caso: los esteros, para dinamizar las aguas de los arroyos y los ríos de llanura. ¿Hay alguna forma de estar más en la luna?

Ningún pronóstico hacen del devenir mediterráneo de Buenos Aires en los 100 Km2 que median entre el Emilio Mitre y la ribera urbana; entre el Dock Sur y el frente deltario. ¿Acaso no es un humedal de órdago? ¿Necesitan de una ley para abrir los ojos? Ninguna advertencia de que en 40 años estarán velando el cadáver nauseabundo de un lodazal durante no menos de 200 años. Ninguna advertencia de que hoy alli solo cuentan 80 cm de profundidad promedio.

Ninguna advertencia de que el sistema paranaense incumple con el art 3º de la ley 25688 y presiona sobre las cuencas del río Uruguay a su salida estuarial en forma alarmante y sobre la cuenca del Luján en forma tan terminal que hoy este curso de agua no saca el 5% de sus caudales ordinarios al estuario.

Ninguna advertencia que el Matanzas Riachuelo dejó de ser un río hace 230 años, para hoy descubrirse como simple sarcófago con las más necias pretensiones hidráulicas que nadie entiende cómo pasan por alto y cuentan con fallos de CSJN y presupuestos multimillonarios.

Aunque hoy solo sea un sarcófago de cementos fraguados en un declamado PISA MR, ¿ya dejamos de pensar el Riachuelo como humedal que fue cementado por todos lados?

¿No sacaremos en limpio ninguna lección después de haber visto a la ciencia hidráulica obrar en él, aberraciones durante más de 100 años? ¿Acaso el ensanche de la boca a fin del siglo XIX no lo fue? ¿Acaso la rectificación de 27 Kms del Matanzas que siguieron desde 1904 a 1936 no lo fue? ¿Acaso no escucharon a fines de Octubre del 2010 en la conferencia de cierre del primer congreso internacional de ingeniería la confesión del titular del ACUMAR de la ruina que acercaron esas obranzas?

¿Por qué en lugar de una ley general de humedales no hacen una pequeña listando 10 humedales con problemas terminales y se deciden a actuar tras prohibir el uso de la palabra “hidráulica” que nos tiene paralizados y descerebrados por más de un siglo y medio frente a estos abismos?

Ninguna advertencia de que todos los tributarios del Oeste con salida pretendida al estuario a través del cauce del río Luján están todos igual y soberanamente muertos. Y nadie dice nada, imaginando que los dineros del BID o el Banco Mundial tienen el diagnóstico y la receta para resolver estos problemas. Ni una cosa, ni otra.

Ninguna advertencia tienen del rol que cumplen los sedimentos en las dinámicas de los ríos de llanura.

Ninguna advertencia de que las cajas hidrodinámicas solo resultan útiles para matar los flujos ordinarios.

Ninguna sospecha tienen de la ruina que cargan estos flujos ordinarios una vez que son canalizados sus cursos y alteadas sus riberas.

¿Cómo habrían de caberles a todas estas salvajadas aplicación alguna de la voz “ecosistémica”, otra que voz en vidriera de novedades?

¿A qué entretenimiento conservador ilusorio concurren las legislaciones que no tocan la médula de los servicios que habilitan las energías convectivas en las aguas y en los sedimentos?

¿Hablar del lobito de río, la pava del monte, la flora y demás aves, es acaso la solución al agujero cognitivo que cargan estas legislaciones?

¿Acaso no es elemental y prioritario hablar de esteros, de bañados, de pantanos, de costas blandas y bordes lábiles, de calorías acumuladas y transferidas desde ellas, de planicies de inundación, de brazos interdeltarios, de planicies intermareales, de estuarios, de arroyos, de ríos, de albúferas, de cordones litorales, de deriva litoral, de sedimentos, de sus funciones serviciales, de derivas de cruce, de sus viajes extraordinarios?

¿De qué sirve hacer un inventario de generalidades superficiales? ¿Acaso una sola de estas preguntas a excepción de la última, se responde desde mecánica de fluidos?

¿Acaso un solo mecanicista, ya sea hidráulico, limnólogo, sedimentólogo, geólogo o físico en dinámica costera está dispuesto a dejar su catecismo, sus olas, sus vientos, sus foraminíferos y depósitos, para empezar a mirar procesos por termodinámica de sistemas naturales abiertos, sin que algún angelito de la guarda, algún colibrí le sople al oído de su burro?

Agradezco a mis Queridas Musas Alflora Montiel Vivero y Estela Livingston todo su ánimo e inspiración.

Francisco Javier de Amorrortu, 29 de Enero del 2017

.

Resumiendo requisitos primarios

Una ley de humedales precisa a) reconocer y aceptar legislación existente, que incluso hagan innecesaria esta ley o por algunas imprecisiones determinen la regresividad de esta ley. Entre ellas: el art 235 inc C del nuevo CC; el art 59 de la ley prov. 8912, el art 101 de su dec regl 1549, el art 420 bis del Código Penal Federal de la República de Méjico, el orden de los 4 enunciados del par 2º, del art 6º de la ley 25675 y la definición que de la voz “ecosistema” acerca el glosario de la ley prov 11723;

b) precisa reconocer los paradigmas mecánicos errados de acá a la China;

c) precisa acercar ilustración y descripción de los variados ecosistemas que entran en la órbita de la voz “humedales”: esteros, bañados, arroyos, ríos, estuarios, albúferas, cordones litorales, cordones de cruce; diferenciando a aquellos que han quedado desvinculados como los salitrales y las áreas endorreicas,

d) precisa ilustrar ecologías de estos ecosistemas mostrando los enlaces energéticos entre ecosistemas aledaños.

Antes de prohibir, permitir, entregar o quitar y hacer inventarios, es imprescindible atender esos 4 requisitos aquí planteados.

Como es probable que ni uno solo de estos puntos esté presente en lo aprobado por Senadores en Diciembre del 2016, me ahorro de expresar qué destino de sincera utilidad le cabe a ese proyecto, otro que los acuerdos políticos que siempre ponen al buey atrás de la carreta.

Agradezco a mis Queridas Musas Alflora Montiel Vivero y Estela Livingston todo su ánimo e inspiración.

Francisco Javier de Amorrortu, 30 de Enero del 2017